Cosas que me han llamado la atención al volver a España

Con una semana ya en Madrid estas son algunas de las cosas que me han llamado la atención:

  • No ver kanjis por la calle.
  • Ir a una papelería a comprar unos folios y que nada más entrar oigas a una mujer en una punta gritándole a un hombre que está en la otra punta. La mujer le está reprochando al hombre haber enviado una foto de ella con muy poca ropa y no tengo muy claro exactamente en qué postura a toda su familia. Tanto el hombre como la mujer son los dueños de la tienda.
  • Pedir un monitor en una tienda “oficial” del fabricante (Samsung en este caso), que te digan que tardan dos días y que al tercer día te digan, como si fuese lo más normal del mundo, que llegará la semana que viene.
  • Ir a comprar un móvil y que te traten de vender primero el más caro con mentiras.
  • Ir al supermercado y que una mujer con voz de sargento te haga sentir como un bicho que estorba.
  • Los gritos de madrugada en las calles, todos los días de la semana.
  • Salir de casa por la noche supone analizar por qué sitios vas a ir, lo que vas a llevar encima y si es realmente imprescindible.
  • Al ir andando por la calle no tienes que preocuparte de ponerte siempre a la izquierda.
  • Los semáforos son elementos decorativos del paisaje urbano. Los peatones cruzan por cualquier lado (me incluyo) y los vehículos tienen prioridad en los pasos de patones.
  • Los coches son grandes y no parecen de juguete.
  • Puedes determinar si una persona que no conoces está enfada o alegre por el tono de la voz.
  • La gente usa manos, espalda, cabeza y cara aparte de la voz a la hora de comunicarse.
  • Las mujeres van, por lo general, enseñando pecho, no piernas.
  • Las sonrisas son un bien escaso.