Himeji

Durante las vacaciones de invierno tuve la oportunidad de visitar Himeji, una ciudad de cerca de medio millón de habitantes al oeste de Osaka y de Kobe.

20071230-dsc_2821.jpg
Hacía un frío de narices. Esta foto es de la calle que va desde la estación de tren, punto neurálgico de la ciudad, hasta el castillo de Himeji.

 

20071230-dsc_2815.jpg
La mujer debía de estar diciendo: “mira, mira unos extranjeros sacando fotos, ¿no son monos?”. El hombre de la derecha me recuerda al videoclip de Daft Punk – Around the World.

 

20071230-dsc_2937.jpg
A lo largo de toda la calle había estatuas de desnudos de personas no japoneses.

 

20071230-dsc_2805.jpg
Un solitario camión aparcado en la acera.

 

20071230-dsc_2880.jpg
El castillo de Himeji, famoso porque es el único de todo Japón que no se ha tenido que reconstruir.

 

20071230-dsc_2865.jpg
No me cuesta nada imaginarme ninjas y samurais en sitios así.

 

20071230-dsc_2905.jpg
Después de visitar el castillo fuimos en busca de museos. Por el camino nos cruzamos con esta damisela.

 

20071230-dsc_2894.jpg
Por desgracia en Japón, o por lo menos en Himeji, los museos cierran los fines de semana por lo que no pudimos entrar en ninguno. Este es el aspecto del museo de arte de la ciudad.

 

20071230-dsc_2878.jpg
En la zona cerca al castillo y a los museos se podía respirar una agradable tranquilidad. No parece un mal sitio para vivir.

<p>
  A la hora de comer fuimos a uno de los restaurantes-tiendas de souvenir que abundan y la amabilidad con que nos atendieron fue mayor a la que he recibido en otros sitios. Atendían tanto la abuela como la madre, las tías y las hijas, se podía ver a toda la familia.
</p>

<p>
  Los japoneses me siguen sorprendiendo con su forma de ser.
</p>
comments powered by Disqus