Shinjuku

Shinjuku es la zona de negocios y rascacielos de Tokyo. Para ser más claro:


Nada más salir de la estación sur de Shinjuku me dirigí hacia el edificio del gobierno metropolitano de Tokyo.

 


Eran pasadas las cuatro así que aunque no se vea mucha gente por la calle imaginaos la hora en que se vacían esos rascacielos. La estación de Shinjuku es una de las estaciones de metro por la que más gente pasa al cabo del día de todo el mundo.

 


El edificio del gobierno metropolitano de Tokyo. Aunque lo he intentado no creo haber conseguido capturar sus dimensiones. Me sentí muy pequeñito y me quedé clavado durante varios segundos tratando de hacerme a su tamaño. Iba con curiosidad después de haber leído que tenía forma de “chip” y dimensiones mastodónticas pero la realidad superó mis expectativas.

 


Esta es la plaza de la entrada principal. Había un mirador gratuito en la última planta, la quincuagésimosegunda, así que sin dudarlo me acerqué a echar un vistazo. La entrada al edificio, de más de 50 metros con el impresionante techo encima de ti, me recordó a una de esas películas futuristas donde hay zonas tan anchas que no puedes ver las paredes, con el techo y el suelo completamente limpios y con muy poca luz.

 


Tokyo vista desde lo alto.

 


Hasta los rascacielos se quedan pequeños frente al gran “chip”.

 


Rascacielos de múltiples formas y colores.

 


Algún día me gustaría usar uno de estos :)

 


Al anochecer fui a comprar un iPod al Yodobashi Camera modular de la zona y de paso ver el ambiente nocturno.

 


Esperaba ver a un montón de “salarymen” borrachiness pero creo que era demasiado pronto.

 

Intenté llegar al barrio rojo, Kabukicho, pero cuando lo hice acabé a más de 20 minutos a pie del centro de Shinjuku en la punta opuesta del barrio rojo. No encontré ninguna “Saizeria” (cadena de restaurantes italianos baratos y comida decente) ni restaurante parecido para saciar mi hambre así que muy a mi pesar la colina de los hoteles del amor y los anuncios indecentes en medio de la calle tendrán que esperar.

comments powered by Disqus