Llegada a Urbana-Champaign

Hace ya una semana que he llegado pero no he parado. El viernes por la tarde llegué a Chicago “2 horas” después de salir del aeropuerto de Ginebra.

 

DSC_9177
Ver que el sistema multimedia del avión usaba Windows CE y verlo fallar ya antes de despegar no me inspiró mucha confianza pero me refugié en las estadísticas . Por cierto, ¿alguien sabe si es habitual aplaudir al aterrizar? Nunca había visto a la gente aplaudir en un avión.

Tras llegar a Chicago pasé la noche en casa de un amigo y al día siguiente a las 4am (dios mío, me entran temblores sólo de recordarlo) nos fuimos rumbo a Urbana-Champaign.

 

DSC_9178
La zona central de Estados Unidos es plana. He pasado varias veces por Castilla La Mancha en España pero esto está a otro nivel.

 

El viaje duró unas tres horas. Llegamos a eso de las ocho de la mañana y tras unas gestiones localicé mi habitación.

DSC_9182
Mi hogar durante los próximos meses no es una suite pero es sumamente silenciosa y apartando la silla tengo espacio para hacer yoga. No le pido más a una habitación (bueno, quizás un jacuzzi y alguna otra cosilla pero en términos generales con las dos primeras características es suficiente).

 

DSC_9193
Esto es lo que veo desde mi ventana.

Se pueden ver ardillas de vez en cuando aunque las endemoniadas se mueven rápido y hasta la fecha han conseguido evadir mis intentos de capturarlas con la cámara.

No quiero hacer esta entrada demasiado larga, iré contando más detalles en próximas entradas, solo comentar que este campus es enorme. Esta universidad, UIUC (University of Illinois at Urbana Champaign), tiene 40,000 estudiantes.

 

DSC_9202
El mapa que me ha estado acompañando toda la semana. Para que os hagáis una idea de las dimensiones se tarda 15 minutos a pie (andando con la prisa de quien llega tarde a clase) en ir del centro a cualquiera de las esquinas.

El domingo pasado fue el Quad Day, algo parecido al festival universitario de Sendai. Los cientos de clubs de la universidad se daban cita en una enorme explanada que hay en el centro del campus. Parecía Tokyo en hora punta.

Por último he podido comprobar la fuerza de la naturaleza. Antes de anoche fui al gimnasio que hay por aquí cerca (hay sala de fitness, piscina, pistas de baloncesto, badminton y un largo etc). Al ir para allá (está a 5 minutos corriendo) vi rayos en el horizonte y pensé: wow, qué bonito, qué poder. Una hora más tarde (a las once de la noche) cuando quería volver a casa estaba cayendo una tromba de agua como no había visto en persona. Tras esperar durante casi media hora a que amainase decidí que lo peor que podía pasarme era mojarme así que eché a correr bajo la lluvia y claro, me mojé. Dos días más tarde todavía estoy esperando a que mis deportivas se sequen.

comments powered by Disqus