Fin del primer semestre en UIUC

Hace unos días que he terminado con todas mis obligaciones del semestre de otoño en la UIUC. Los últimos dos meses han sido bastante intensos y no he hecho mucho más que estudiar y hacer trabajos, de ahí la falta de actualizaciones. El nivel de esta universidad en informática es muy alto y los que no sabemos mucho tenemos que ponernos las pilas.

Todas las clases las he tenido en el Centro Siebel, uno de los puntos más alejados de mi residencia dentro del campus pero también uno de los más modernos. Otros, como el “English Building” al que he ido en alguna ocasión a jugar con la gente del club de rol, tienen escaleras de madera, cuartos de baño de mala muerte y “necesito renovarme, ya estoy muerto” pintado por todos lados.

El campus ha resultado más internacional de lo que esperaba. Mis profesores han sido chinos, alemanes y de algún país del este. En las clases aproximadamente la mitad de los estudiantes han sido extranjeros. Donde más porcentaje de americanos he visto ha sido en el gimnasio y yendo de fiesta los fines de semana.

Todas las aulas, aparte de un proyector, tienen “pizarras digitales” como la que se ven la foto en las que pueden hacer anotaciones y salen en el proyector. Aunque no se vea muy bien también hay micrófono y grabadora. Algunas clases están muy solicitadas y los estudiantes que, o por coincidir horarios o por estar trabajando no pueden ir a clase, tienen tanto el audio como el video de clase con las diapositivas y las anotaciones disponibles en el wiki de la asignatura. La comunicación entre profesor, TAs (Teacher Assistants, ayudantes del profesor) y estudiantes tiene lugar normalmente en el grupo de noticias correspondiente.

Los profesores son muy educados y se les ve interesados por sus asignaturas (algunos más que otros) y, con tanta diversidad cultural, las peculiaridades son más abundantes. Mi profesora de natural language processing era un poco tartamuda, mi profesor de minería de datos iniciaba y completaba cada tema con una foto de algún lugar al que ha viajado y mi profesor de aprendizaje máquina cuando se quedaba sin espacio en una transparencia y quería añadir algo más simplemente reducía el interlineado del texto precedente todo lo necesario para que entrase lo que quisiese poner.

La universidad está muy bien equipada. Si necesitas un ordenador lo puedes encontrar en tu residencia, en la biblioteca o en cualquiera de las facultades. Hacer fotocopias o imprimir apuntes no es una tarea que requiera extensa planificación como ocurre en mi universidad en España. Y todas las tareas de darse de alta y baja, pagos a la universidad, enviar trabajos a los profesores, etc, se puede hacer desde la propia intranet.

Pero no todo es positivo. Los avisos de robos, asaltos, atracos con violencia han seguido sucediéndose. El fin de semana anterior a los exámenes finales hubo 7 incidentes incluído uno de un pobre chaval que tiraron de la bicicleta y apalearon en el suelo antes de robarle. Aparte de estos incidentes no sé qué demonios hace la gente mi zona ya que cada dos por tres vienen coches de bomberos, ambulancias y coches de policía. No exagero. Sólo en la acera de enfrente les he visto ya 5 veces y las fraternidades de la esquina más allá de la derecha de la foto tampoco son Teresa de Calcuta. Por desgracia me he quedado con la curiosidad de saber qué hacen que tienen que ir los bomberos porque todavía no he visto salir humo ni ningún monstruo (excepto en Halloween).

Mi experiencia en estas tierras está siendo de lo más curiosa.

Aprovecho para desearos a todos los que sigáis por aquí unas felices navidades.

comments powered by Disqus