Yama: el primer componente del Yoga

Patanjali describe 8 pasos o componentes que van desde lo más material a lo más sutil e interior y que se podría decir que constituyen una forma de agrupar las prácticas del Yoga.

El primer componente es Yama que describe cómo deberían ser nuestras actitudes respecto a lo que nos rodea. Yama comprende:

  • La consideración hacia todos los seres vivos, en particular hacia los inocentes, los que están en apuros o en una situación peor que la nuestra.
  • La comunicación adecuada por medio del lenguaje, escritos, gestos y acciones.
  • El abandono de la codicia o capacidad de resistir al deseo de lo que no nos pertenece.
  • La moderación en todos nuestros actos.
  • El abandono de la avaricia o capacidad de aceptar sólo lo apropiado.

Las razones que da Patanjali son las siguientes:

A más considerado se es más se estimulan sentimientos amigables en todos aquellos que se encuentran en nuestra presencia.

Quien muestra un fino sentido de la comunicación no errará en sus actos.

Quien es digno de confianza porque no codicia lo que pertenece a otros, tiene naturalmente la confianza de todos que lo comparten todo con él, por muy preciosa que sea la cosa a compartir.

A su más alto nivel, la moderación produce la más alta vitalidad individual.

Quien no es avaricioso está seguro. Tiene tiempo de entregarse a la reflexión profunda. Su comprensión de sí mismo es completa.

En el sutra posterior a describir Yama Patanjali comenta que cuando practiquemos estas máximas sin importar la situación social, cultural, intelectual e individual es cuando definitivamente se hacen permanentes. Hasta entonces es posible que las practiquemos un tiempo, luego las olvidemos o no podamos mantenerlas, luego sí, etc.

comments powered by Disqus