Técnicas para luchar contra la ansiedad y las preocupaciones

Un amigo me comentó hace poco que no le vendría mal algún consejo porque se sentía angustiado desde hacía tiempo y la situación no parecía mejorar. Digamos que ese tema me toca de cerca y como recientemente he tenido la oportunidad de poner a prueba diversas técnicas aprovecho para compartirlas aquí por si a alguien más le pueden servir.

Análisis frío y calculador

  • Identifica la causa de la ansiedad o el estrés. Coge papel y boli y haz una lista de todas las cosas que crees que podrían preocuparle a alguien. Es mejor hacer una lista y no quedarte con lo que creas a primera vista que pueda ser lo más importante porque puede ocurrir que la causa de la ansiedad te la provoque una preocupación que para tu subconsciente sea importante aunque para ti no lo sea. Por ejemplo, a tu mente consciente le puede parecer que la causa más probable de tu ansiedad son los exámenes cuando en realidad lo que más le preocupa a tu subconsciente es estar solo.
  • Arréglalo, asúmelo u olvídalo.

    Para cada elemento de la lista determina si puedes hacer algo para arreglarlo (por ejemplo si te preocupa lo que te pueda responder alguien a un email lo que debes hacer es enviar ese email), asumirlo si es algo que ya no tiene vuelta atrás/opción de deshacer (por ejemplo, si te ha caducado la leche de la nevera porque no estás acostumbrado a que la leche caduque a las dos semanas y has comprado cuatro litros) u olvidarlo si es algo que no depende de ti (por ejemplo si has hecho una solicitud para irte a estudiar fuera y te tienen que responder). Cuando tengo que asumir algo suelo asumir lo peor, de esta manera aparte de quitármelo de la cabeza, si ocurre lo peor ya estoy preparado y si ocurre cualquier otra cosa es una alegría.

¿Qué es lo peor que puede pasar?

Nacer significa que, hasta que descubrimientos y técnicas futuras no me contradigan, vamos a morir, devolver este cuerpo a quien nos lo prestó, reencarnarnos, ir al paraíso (repleto de jardines o de vírgenes según corresponda) o cualquier otro final. ¿Qué relevancia tiene frente a la vida el que menganita no te corresponda? Hay 3000 millones de parejas potenciales. ¿Tu empresa no está funcionando y probablemente tengas que cerrar? El estrés, la ansiedad y los nervios reducen la vitalidad, reducen las defensas del cuerpo y, en definitiva, te acercan más al final del camino. Cualquier otra reacción va a ser más positiva. ¿La gente no actúa como esperas de ella? Cada persona es un mundo. Cuanto menos esperes de alguien menos posibilidades de enfrentarte al sentimiento de haber sido defraudado. Cuando siento que me ocurre algo malo pienso en toda la gente que muere a diario en el mundo o que tienen que vivir y luchar con enfermedades incurables o y me siento infinitamente agradecido e inspirado.

Cuando creas que estás frente a una gran desgracia intenta ver las cosas en perspectiva.

Somos dueños de nuestra mente

Que una preocupación se haya instalado en nuestro subconsciente no significa ni que dicha preocupación sea lógica ni que no podamos expulsarla. Esto es muy fácil de decir, soy el primero en reconocerlo, pero es igualmente cierto que somos responsables al cien por cien de los pensamientos que permitimos convivir con nosotros.

 

DSC_7082
Admirar algo que para ti tenga una gran belleza es una de las técnicas más poderosas que conozco

 

Otras soluciones o “hacks” más físicos:

Respira profundamente

Los nervios y la ansiedad hacen que muchas personas contraigamos el pecho y el estómago y los mantengamos así durante largo tiempo. Imagínate estar pensando en algo que te preocupa durante toda una tarde. Imagina que además de tu cabeza has tenido el pecho y el estómago en tensión toda la tarde. No suena muy saludable. Pararte a hacer dos o tres respiraciones abdominales profundas puede cambiarte la tarde. A mí me la ha cambiado muchas veces.

Apunta las cosas que te preocupen en papel y luego deja de pensar en ello

Si estás acostumbrado a apuntar tus pensamientos esto te será sencillo. Si no has hecho esto antes es tan sencillo como suena: apunta lo que te preocupa en papel ponlo en una carpeta de “problemas buscando solución” y deja de pensar en ello hasta que abras la carpeta. Si la causa de tu ansiedad es que se te está quemando la casa apuntarlo no es una buena solución.

Relaja hombros y pies

Acostúmbrate a lo largo del día a observarte a ti mismo y ver si inconscientemente estás contrayendo algún músculo y relájalo voluntariamente. Ejemplo típico: después de estar tecleando un buen rato los hombros tienden a contraerse. A muchas personas también se nos contraen los dedos de los pies por ninguna causa aparente (quiero creer que no soy el único). Simplemente darte cuenta, relajarlos y mandar una orden mental de: “todo en calma, estáis tranquilos, muy tranquiiiiilos” contribuye a reducir los niveles de tensión aparte de posibles dolores musculares. La mente no puede estar relajada si el cuerpo no está relajado.

Desconecta y haz algo que te guste

Ponte a hacer algo que le distraiga a tu mente. Ver anime, jugar a algún videojuego, leer algún libro, ir al gimnasio son algunas posibles distracciones. Si tu mente te dice: “Eso es evadir el problema, ¡cobarde!” Le puedes responder.. básicamente lo que te dé la gana y tendrá que aceptarlo, tú eres quien mandas no ella y si ella no te da cuartel tampoco tienes por qué dárselo tú.

Rodéate de gente que te inspire, evita los vampiros emocionales

Por alguna razón hay gente que se alimenta de las malas vibraciones o del mal de otras personas. Rodearte de gente que parece estar deseando que les cuentes tus problemas puede ser indicativo de ser un vampiro emocional. Rodearte de gente así o de gente que se queja todo el rato no te va a poner más fácil superar el obstáculo que te impide ser feliz.

Medita

Hay muchas formas de meditar pero si algo tienen en común, aparte de aparecer en artículos y revistas de salud, es que funcionan. Si conoces algún centro de yoga que te pille cerca no lo dudes y apúntate hoy mismo. Si no has hecho nunca antes yoga te garantizo que vas a notar diferencia la primera vez que vayas (si el profesor o profesora es bueno y si estás concentrado en los ejercicios y no en el resto de la gente de la clase). Aparte de los beneficios físicos (relajación) vas a notar mayor tranquilidad. Normalmente en los centros de yoga ofrecen cursos de yoga o hatha yoga (posturas, ejercicios respiratorios) y cursos de meditación (o lo combinan). Si tienes tiempo apúntante a ambos tipos, si no prueba una clase de hatha yoga y una de meditación y apúntate a la que más creas que te pueda ayudar.

Y vosotros, ¿qué técnicas usáis para cuando algo os preocupa?

comments powered by Disqus