Últimos días en el CERN

Con esta entrada doy por concluida mi aventura en el CERN. Lo que siguen son algunas imágenes que no había publicado todavía: A los pocos días de llegar me cambiaron de oficina, de una que coronaba el centro de datos a una situada en un gélido pasillo adyacente a dicho centro de datos. Al fondo puedo ver la luz..   Algunas de las… decoraciones de las puertas de dicho pasillo.

Último vistazo a Ginebra

Unos pocos días antes de marcharme definitivamente del CERN pude visitar por segunda vez Ginebra, esta vez de día, y ver algunos más de sus rincones. Una casa anónima de estilo único, algo común el barrio de edificios de organizaciones internacionales.   La fuente delante del Palacio de Naciones Unidas (que no aparece en la foto). Parecía sacada de un anuncio de zumos: la fuente-plaza estaba llena de niños calados, sonrientes y corriendo de un lado a otro.

LHCb

El LHCb es uno de los detectores de colisiones del LHC. Está diseñado para detectar violaciones a uno de los modelos teóricos de física de partículas llamado CP. Dicho de otra manera: en base a los datos que tenían los científicos desarrollaron hace tiempo una teoría que explicaba “muchas cosas”. Sin embargo poco después descubrieron eventos que violaban dicha teoría. El LHCb está diseñado para estudiar más a fondo dichas violaciones así como otros eventos relacionados con la desintegración radiactiva.

Berna

Berna es la última de las ciudades de Suiza que he conocido. Aunque tiene zonas definitivamente modernas se han esmerado mucho en preservar la parte antigua. Pasear por sus calles te transporta a otros tiempos y en algunas zonas choca tanto ver un móvil o un portátil que te da la sensación de que sean verdaderos intrusos armando barullo. La calle principal del casco viejo. Si te descuidas un poco (por ejemplo parándote a hacer una foto de aquel bonito reloj) te puede pasar un tranvía por encima (o darte un buen susto al ver una máquina de cientos de toneladas abalanzándose sobre ti con un conductor en cuya cara se puede ver la calma de quien ha estado a punto de atropellar a cientos de turistas y ya no le motiva).

Interlaken

Interlaken es una pequeña ciudad en medio de las montañas suizas. También es el lugar donde más coches de lujo juntos he visto nunca. Está orientado al turismo de lujo y a los deportes (senderismo, parapente, esquí, etc). Y como su nombre indica está rodeada de lagos, en concreto da a dos lagos y en los otros dos extremos de la ciudad está protegida por montañas. Vista desde una de las montañas adyacentes.

Coches deportivos de Suiza

Antes de continuar hablando de América voy a publicar las últimas entradas que tenía pendientes de mi estancia en el CERN. En Suiza hay gente con bastante dinero. Para no llenar el resto de entradas de fotos de coches voy a publicar una única entrada recopilación con las fotos de los coches que más me han gustado. Si alguien se sabe los modelos concretos de algunos de los coches que lo comente y actualizaré la entrada, entiendo lo justo para diferenciar marcas pero poco más.

Lucerna

Este fin de semana he estado de visita en Lucerna, una ciudad situada en el centro de Suiza a pocos kilómetros de Zurich. Con cerca de 60,000 habitantes es bastante pequeña y se puede ver en un día. Lucerna desde una torre de las antiguas murallas que bordean la ciudad antigua.   Así son muchas de las calles de la ciudad vieja.   Ya cerca del lago que bordea con la ciudad una gaviota supervisa la zona.

Visita al desacelerador de antiprotones

El otro día hicimos una visita al desacelerador de antiprotones del CERN. Una vez has conseguido antiprotones a partir de las colisiones de protones circulando casi a la velocidad de la luz hay que hacer algo con ellos. Lo que hacen en este sitio es recibirlos y frenarlos para analizar su comportamiento a bajas temperaturas. Una vez se han estudiado simplemente se desechan. Antes de entrar en las instalaciones el hombre de majestuoso porte que agradablemente nos guió nos explicó el funcionamiento general del desacelerador.

Mi pequeño escondite suizo

Hoy me gustaría enseñaros mi escondite secreto suizo. Es un campo de varias hectáreas cuadradas paralelo al CERN. La pradera no llega hasta la montaña, hay kilómetros hasta llegar a ella, es un efecto óptico. Por atrás continúa durante más de 250 metros.   Todos los días que no llueve al salir de la oficina aparco mi bici aquí y me acerco a la valla que separa el CERN de la pradera para disfrutar durante unos minutos…  

Hardronic Festival

Todos los veranos el club de música del CERN organiza el Hardronic Festival, un festival de rock donde los grupos son miembros del CERN. No soy muy entusiasta del rock pero tenía curiosidad por ver el sitio CERN de Prévessin al que solo había ido una vez al poco de llegar. Camino al sitio CERN de Prévessin. Para llegar hay que coger una carretera poco frecuentada que atraviesa un pequeño bosque.