Los Siddhis menores (II)

Continuamos con la segunda parte de los siddhis menores:

  1. Cualquier cosa que el yogui prediga ocurrirá (Vak-Siddhi).

  2. El Yogui puede convertir cualquier metal en oro.

  3. El Yogui puede tomar cuantos cuerpos desee para “quemar” todo su Karma en esta vida (Kaya-Vyuha).

  4. El poder de saltar como una rana (Darduri-Siddhi).

  5. El Yogui se convierte en el Señor del Deseo y puede destruir las desgracias y las enfermedades.

  6. Obtiene conocimiento de sus vidas pasadas.

  7. Obtiene conocimiento de la distribución de las estrellas y de los planetas.

  8. Obtiene el poder de percibir a los seres perfectos y liberados (Siddhas).

  9. Obtiene la maestría sobre los elementos (Bhuta Jaya) y sobre el Prana (Prana Jaya).

  10. El Yogui puede moverse a cualquier lugar que desee (Karmachari).

  11. Obtiene omnipotencia y omnisciencia.

  12. El Yogui puede elevarse en el aire a voluntad (Vayu-Siddhi).

  13. Puede localizar lugares con objetos y tesoros escondidos.

Insisto, un Yogui que obtenga estos siddhis lo que desea es liberarse de la rueda del karma y del sufrimiento y sabe que usarlos en público le acarrearán más sufrimiento. Si tiene que usarlos para salvar a alguien los usará, pero no los usará para saciar la curiosidad de la gente.

Varios de estos siddhis se pueden obtener por distintas vías y por distintos métodos: un mismo siddhi se puede obtener por recitación de un mantra, por concentración en un objeto material o inmaterial determinado o por ejercicios físicos.

Algunos ejemplos de cómo se obtienen los siddhis: en algunos textos de Yoga se dice que si practicas la verdad absoluta en obra y pensamiento durante más de 12 años obtendrás el poder de que se cumpla cualquier cosa que predigas. El siddhi de dominar los elementos se obtiene mediante la práctica de samyama en un chakra concreto.

Si yoguis como Babaji están vivos más desde hace más de 2000 años (Babaji es una excepción) es porque han “comprendido” qué significa envejecer y saben cómo contrarrestarlo. Babaji no permanece en la Tierra para su propio deleite sino para ayudar a las personas que lo deseen a alcanzar la iluminación.

Si yoguis como Baba Neem Karoli son capaces de desaparecer tras un camino es porque han “comprendido” lo que significa realmente la vista o el movimiento. No hacen eso para llamar la atención sino precisamente para que no les molesten y poder meditar con tranquilidad (y ayudar a la Humanidad con dicha meditación).