S02E02. Huída de Tun

El rumor se había extendido por todo Tun. El caso de la joven asesinada y degollada había conmocionado a toda la tribu y todavía no se había descubierto al asesino. Surk, jefe tuniita, había echado la culpa a los Sti porque sus fuentes de información le habían comunicado que Sti mantenía relaciones con la secta de los Tomahawk. Esto no tendría mayor importancia si no fuese porque el cadáver de la joven presentaba las mismas características de mutilación acuñadas a los sacrificios de los Tomahawk. Surk había pedido explicaciones al jefe de los Stiitas o de lo contrario violarían el Tratado de la Alianza Recíproca. Los guerreros tuniitas eran mejores y más numerosos que los sititas, pero los stiitas estaban aliados con los kannitas. La unión de estas dos tribus superaba en número y con creces a los tuniitas. El equilibrio en caso de guerra, lo establecerían los tantas, tribu que prestaría sus servicios a los tuniitas.

Los stiitas han enviado un grupo de soldados para hablar con los Tomahawk y aclarar si son o no son los autores del asesinato. Por su parte, la cofradía de los Hijos de Eukarión (cofradía de ladrones que se extiende por toda la zona), no está interesada en que se declare una guerra, puesto que se quedarían sin trabajo. Para que esto no ocurra han enviado a dos espías, completamente de incógnito, y a dos jóvenes aprendices de mago. Los 2 jóvenes son Genseriko, un asesino, y Incestas, un cazarrecompensas. Antes de partir hacia Sti, estos dos recién admitidos en la orden buscaron a sus amigos: Lanzarote el berserker; Encinos, el sacerdote; Pimp Ghost el salvaje venido de las entrañas de la guerra, y a Caos, el hechicero. Tras reunirse estuvieron charlando un rato. Cuando ya se iban a ir Encinos fue llamado por su instructor.

—Bueno, vosotros marcharos que ya os alcanzaré.

El grupo llegó a las puertas de la ciudad y, tras los controles necesarios, salieron de la seguridad del poblado y se adentraron en el entramado de túneles que comunicaba los diferentes poblados. Pasado un rato de camino se encontraron a un hombre corpulento y de aire amenazador. Llevaba una piel gruesa?

—¿Eres tú el emisario? —preguntó Nichestas.

—¿Y a ti qué te importa, crío?

—Nos importa mucho, ¿o acaso quieres que te saque el estómago a puñetazos? —lanzó Lanzarote.

—Hmmm,… aunque seas un aprendiz de berserker no te perdonaría la vida.

Mientras Genseriko y Caos intentaba sujetar a Lanzarote, el hombre sacó un reluciente hacha de un metro de longitud y una hoja de medio metro. Genseriko saltó ante esta situación:

—Espere, buen hombre, no creo que sea de nuestro agrado conocer sus intenciones. Pase, pase.

Lanzarote se calmó y se hizo a un lado. Caos, Genseriko, Pimp Ghost y Incestas le imitaron mientras el hombre se alejaba en dirección a Sti.

Por su parte, Encinos, después de haber recibido la bendición de su tutor se dirigió a la puerta de salida. Su padre, que era el guardia que la custodiaba, le deseó suerte y le despidió. Nada más salir, Encinos se encontró con el hombre violento de antes. Tras un seco saludo Encinos le vio dirigirse a la puerta. Su padre abrió al desconocido y a continuación cerró la puerta. Pasados unos instantes Encinos oyó un grito y un cuerpo caer. Se apresuró a abrir la puerta, pero estaba muy bien cerrada. Después de varios intentos la puerta se abrió y aparecieron 5 guardias.

—Vaya, vaya, qué sorpresa. El asesino ha vuelto.

—¿Qué? ¿Qué he hecho yo?

—No disimules fatricida.

—Pero si yo no…

—Calla, lo que tengas que decir lo dirás ante Surk.

Los guardias apresaron a Encinos y lo llevaron ante Surk. Se habían reunido los Hermanos Consejeros que dictaminarían el futuro de Encinos. El juicio iba a comenzar de un momento a otro.

—¡Jo!, me aburro.

—Tranquilo Lanzarote, tengo entendido que por aquí hay muchos monstruos.

—¡¡¡Pues que vengan de una vez!!!

Nada más decir estas palabras, y como si alguien le hubiese oído,empezaron a llegar ratas gigantes. El que primero las detectó fue Nichestas gracias a sus habilidades. Mientras Lanzarote, Pimp, Caos y Nichestas se preparaban para el combate desenvainando sus dagas y espadas, Genseriko tuvo una idea y se agarró a la pared con un arnés. De repente, justo cuando tenían las ratas a sus pies Lanzarote lanzó un grito estremecedor; su rostro se había hinchado y cualquier parecido con el otro Lanzarote era pura coincidencia, los músculos de sus brazos se tensaron y rechinaron siniestramente. Acababa de entrar en estado berserk. Antes de que alguien del grupo pudiera contar el número de ratas éstas habían caído. En cuestión de segundos Lanzarote había matado a una treintena de ratas gigantes. Desgraciadamente, durante la matanza una rata se escabulló y mordió brutalmente a Nichestas dejándole tirado en el suelo del dolor. Todos se quedaron con la boca abierta, incluido Lanzarote después de volver a su estado normal. En ese momento llegó Encinos.

—Ah, ya has llegado.¿Por qué has tardado tanto? —le preguntó Nichestas.

—Nada, déjalo, ya os contaré.

—Bueno, vamos a ponernos en camino hacia Sti, a ver si llegamos hoy —animó Encinos.

Todos se pusieron en marcha, Lanzarote estaba recapacitando sobre lo que acababa de pasar y volvió a decir.

—¡¡¡Monstruos, os esperamos!!!

—Shhh, ¿pero quieres callarte? —le urgió Genseriko.

—Demasiado tarde, Gustavo nos ha oído —dijo Caos mientras saltaba ante ellos un sapo de un metro y medio de ancho por cinco de ancho.

Desgraciadamente para el sapo Lanzarote tenía unas ganas enormes de luchar. Esto, unido a su habilidad para luchar con dos espadas a la vez hizo que el sapo no volviera a saltar.

El grupo envainó sus armas y prosiguió el camino subterráneo en dirección a Sti.Lanzarote bullía de emoción,¿habría descubierto un conjuro para invocar monstruos? Quiso hacer una última prueba antes de comunicárselo a Caos y gritó:

—¡¡¡Quiero más monstruos!!!

Antes de que sus compañeros le echaran la bronca apareció corriendo hacia ellos un extraño animal cuadrúpedo de unos dos metros de longitud y un metro de altura. En la cabeza tenía dos largas antenas. Su cola era larga y finalizaba en una especie de martillo delgado. Avanzaba rápidamente hacia el grupo. Echaron todos a correr hacia la ya visible puerta de Sti. Llegaron pero la puerta estaba cerrada. El extraño monstruo también llegó y se dirigió hacia Lanzarote quien tenía desenvainadas sus dos espadas. Los ataques de Lanzarote no tuvieron éxito alguno mientras que el monstruo en un momento se le acercó y tocó una de las espadas con una antena. Encinos, por su parte, se decidió a entrar por la fuerza y así, derribó la puerta a empujones. Cinco guardias le esperaban al otro lado. Sin embargo, no tuvieron tiempo de apresarle, ya que el monstruo entró rápidamente después de haber lanzado Lanzarote sus espadas por detrás de los guardias. El monstruo se puso a comer las espadas que ahora estaban oxidadas. Los guardias empezaron a atacarle sin éxito. Cuando ya acabó de comerse y se disponía a atacar a uno de los guardias, otro le atacó por detrás hiriendo al monstruo. Éste lanzó un horrible alarido y salió corriendo a la seguridad de las cuevas. El grupo de aventureros y los cinco guardias se reunieron.

—Supongo que pagarán esa puerta —preguntó un guardia.

—Sí, sí, no se preocupe usted, yo le pago esa puerta —se apresuró Encinos.

—En cuanto a los demás…

—Nosotros estamos desarrollando una misión —saltaron al unísono Nichestas y Genseriko.

—¿Ah, sí? ¿Puedo saber si esa misión está relacionada con los Hijos de Eukarión?

—Hmmm… —Genseriko estaba pensando—. Sí, trabajamos para ellos —acabó diciendo.

—No, si eso ya lo sabíamos, sois Nichestas y Genseriko.

Los dos ladrones se quedaron de piedra.

—¿? —fue su respuesta.

Nosotros somos también de los Hijos de Eukarión —dijo otro guardia.

Dos guardias cogieron a Nichestas que estaba malherido y se lo llevaron.

—Seguidnos, os llevaremos a nuestra cofradía para que descanséis.

Al llegar a la cofradía entraron todos excepto Encinos, a quien consideraron poco apto y poco capacitado para estar entre ellos. El grupo fue llevado a una sala donde aguardaban dos hombres. Una vez se hubieron acomodado les dijeron:

—Bien, amigos, a continuación seréis llevados a unas habitaciones para que reposéis. Más tarde os llamaremos para que asistáis a la reunión de hoy.

Caos salió el primero y se dirigió hacia la salida. Allí estaban Encinos y una guapa joven vigilándole. Caos empezó a intentar seducirla hasta que la joven no pudo resistirse. Entonces entraron los dos rápidamente para congeniar mejor en la intimidad. Encinos se quedó con la boca abierta y también entró. Sin embargo, no vio a Caos ni a su joven acompañante, y sí a un hombre y a Genseriko, Pimp y Lanzarote.

—Oye, ¿tú cómo has entrado? —le preguntó el hombre.

—Pues… por la puerta.

—Mira, anda, déjalo y ven con nosotros.

El hombre accionó un resorte y una de las paredes se movió dejando ver una escalera de caracol. Bajaron por ella y a continuación fueron introducidos en diversas habitaciones.

Mientras descansaban Genseriko oyó un estruendo en la habitación contigua. Se levantó rápidamente, salió de la habitación y llamó a la puerta de la habitación de donde procedía el estruendo. Genseriko abrió la puerta y vio a Caos tirado en el suelo. Se apresuró a ayudarle y llevarle a la cama.

—¿Pero qué ha pasado?

—Como no he tenido oportunidad de probar mi proyectil mágico decidí lanzarlo contra la pared. ¡Ha sido increíble, no sabes lo que te has perdido! Bueno, ahora déjame descansar un rato.

—Vale, hasta luego.

Pasado un rato alguien llamó a la puerta de Caos. La joven que apareció detrás de la puerta le dijo que ya iba a empezar la reunión. Por su parte, a Genseriko le llamó un enano.

—Vamos, que va a empezar la reunión.

—Sí, pero espere.¿Dónde podría conseguir veneno?

—Para qué quiere un joven como tú veneno?

—Oscuros fines, sin duda. Pero por favor, conteste a mi pregunta.

—Yo podría conseguirte veneno por 5 Ojos de Lenos.(moneda local)

—Está bien, tenga —dijo Genseriko mientras sacaba el dinero de una bolsa y se lo daba.

El enano le dio el veneno y se dirigieron entonces a la sala de reuniones.

La siguiente fue la puerta de Pimp Ghost. Un hombre alto le llamó y se dirigieron a su vez a la sala de reuniones.

Un hombre negro, alto y fuerte llamó a la puerta de Lanzarote.

—Vamos, hay que dirigirse a la sala de reuniones.

Después de haber salido de la habitación Lanzarote se preguntó por qué hablaría aquel hombre de un modo tan femenino. El siguiente fue Nichestas. Una mujer morena y con el pelo rizado le comunicó lo que ya sabrá el lector y hacia allí se dirigieron.

Encinos se levantó y abrió la puerta. A él le había ido a llamar un hombre mayor con barba.Como si de una alucinación se tratase, le intentó robar(Encinos al hombre mayor). No hace falta decir que antes de que Encinos lo intentara el hombre le dejó en el suelo gracias a una curiosa maniobra. Después se dirigieron hacia la sala de reuniones. Ya en ella, se juntaron Genseriko todos los amigos. Genseriko observando a la gente que había en aquel lugar reparó en una preciosa dama acompañada por un varón cuya vestimenta y rostro asustaban por si solos. Impulsado por el morbo se acercó a la dama. Su acompañante le paró los pies y le sacó de la sala y del edificio a patadas(por respeto al lector se omiten los detalles exactos en que Genseriko fue expulsado del edificio).

Mientras, en el interior, iba a dar comienzo una importante reunión.

Ya en la cofradía (excepto Genserico). Habla el cófrade:

—Están masacrando Toria y están viniendo por el brazo Oeste; vienen 1500 muertos vivientes y hay que huir, tenemos tres opciones: Ir por el brazo Norte(orcos),ir por el brazo este y tercera ir por los ríos de lava.

Solamente pueden votar los de la cofradía. Al final votaron más a la tercera opción.

Salimos todos de la cofradía y lanzarote preguntó al cófrade cuando nos íbamos:

—Dentro de 30 minutos. Nos encontramos con Genserico fuera. A los 30 min se reunioner todos los ladrones,nosotros también fuimos excepto Encinos que no aparecía por ningún lado.

Partimos de Sti a Tun (recogímos a los restantes ladrones) y de Tun a Gan. A las puertas de esa ciudad el córade nos dijo:

—¡Quietos!

Y en el lenguaje de ladrones muy bajo:

—Nos espera una emboscada, iremos trepando por la pared y los que no puedan pasarán por una cuerda que colocaremos de lado a lado. Super importante que nadie haga ruido.”

Lanzarote que tiene infravisión ve a un montón de ladrones subiendo por las paredes. En este trayecto se cayeron 5 ladrones de 50. Genserico y Javier lograron pasar. Al otro lado aún estaban Lanzarote, Chaos, Miguel y dos ladrones. Ya colocada la cuerda, primero pasó Miguel, después Chaos, luego un ladrón, más tarde Lanzarote y cuando éste estaba aún haciendo el trayecto a través de la cuerda se oyó como mataban al ladrón que faltaba por cruzar. Al llegar al otro lado se habían ido todos menos Genserico, Miguel, Lanzarote, Chaos y dos ladrones más. Entrábamos en un estrecho túnel cuando a Chaos se le cayó la lucina shork a pesar de cogerla lo más rápido que pudo en ese segundo de luz Jeremías vio que uno de los ladrones no tenía sombra y no podía decírselo a nadie por miedo a que sospechara el ladrón de que había visto eso. Ya en fila india por el estrecho:

ladrón sin sombra Ladrón Jeremías Miguel Chaos Lanzarote (-< infravisión) Mientras íbamos caminando de entre el silencio se oyó al final de la fila un mordisco y un grito: entonces todo el grupo salimos corriendo y Chaos para que no nos siguieran lanzó un conjuro de “Muro de Niebla”, nos metimos por una grieta (antes de esto a Genserico le habían dado una jarra mágica) cuando pasó el último se cerró una puerta de la grieta y se abrió otra. Seguimos andando cuando vemos que del techo detrás nuestro están cayendo gotas como una especie de moco que se movía hacia nosotros, nos pusimos en estado de alerta: Chaos lanzó “Proyectil mágico” y falló, luego le tocaba a lAnzarote que se cargó al moco. Chaos se cayó al suelo por el cansancio de haber lanzado dos conjuros y a Jeremías le había atacado el monstruo. Jeremías estaba inconsciente así que Miguel y Lanzarote registraron al moco: tenía: 29 electrium, 18 ojos de lenos, 3 gemas, 4 pociones. Ya recuperado Chaos y un poquitín mejor Jeremías repartimos todo saliendo favorecido Lanzarote y luego Chaos. Las 5 gemas también para cada uno. Chaos las tasó. Las 4 pociones… Chaos nos fue diciendo para qué servía cada una: la de Lanzarote era un elixir de curación, la de Jeremías de heroísmo, la de miguel de superheroísmo y la de Chaos aliento de fuego. Tuvimos que esperar 5 horas para que Chaos se repusiera y tasara las gemas y 20 minutos para que recordara sus conjuros. *\* DM: todo = Aquí creo que lo que ocurrió fue que llegaron a un pueblo más y empezaron un combate contra un monstruo que corroía los metales. Acabaron matándolo y entonces.. ** Estaba el grupo reunido cuando Pimp Ghost empezó a elevarse y a echar espuma por la boca, la gente asombrada no sabía qué hacer. La tripa de Pimp se abrió y de ella salió un monstruito volador al que Nichestas no tardó en masacrar. La gente se quedó pasmada delante del grupo. Lanzarote y Alfonso decidieron irse y los ciudades llevaron y vitorearon a Nichestas, Chaos y Jeremías hasta una puerta en la cual estaban dos guardias y estos les recompensaron con una bolsa de 50mo y les ofrecieron un trabajo que consistía en destruir e investigar en una casa maldita y que recibiríamos una recompensa de 100mo. Lanzarote y alfonso entraron en una tienda de armas cuya especialidad era la plata. Lanzarote le ofreció al vendedor una gema por una espada de plata y simuló no conocer a Alfonso y en una obra de caridad le dio unos cuantos ojos de Lenos. Alfonso le convenció al comerciante de que estas monedas tenían poderes mágicos y le ofrecía 20 por una espada de plata de dos manos. El comerciante muy extrañado mirando los ojos de Lenos fue cerrando la puerta de su tienda. A todo esto Nichestas, Chaos y Jeremías necesitaban equipo y decidieron ir a la tienda que acababan de abandonar Lanzarote y Alfonso. Al llegar Nichestas le ofreció 3 ojos de Lenos y una lucina tzork pero Chaos le contó al mercader que eran falsas y estaban embrujadas. El comerciante le dió las 20 que le dio Alnfoso y Chaos le prometió devolvérselas. El comerciante le ofreció dos dagas de plata por 30mo. Estuvieron regateando el precio hasta que Chaos se acercó al oído del vendedor y le dijo nosequé. Luego se dirigió hacia Nichestas y Jeremías y les dijo que iba a lanzar el conjuro de nublar la habitación y que cogiéramos todas las armas que pudiéramos para luego salir corriendo. Cuando lo echó Nichestas y Jeremías creyeron que era una trampa y hasta que no escucharon el ruido de armas no cogieron ni una. Luego ya fuera de la tienda en un callejón se repartieron las armas. Lanzarote y Alfonso al haber conseguido armas se fueron a buscar unas armaduras. Lanzarote se fijó en unc de placas y en otra un tanto extraña; Alfonso empezó a explicar al vendedor el poder de los ojos de lenos pero este no se lo creía y le pidió que se lo demostrara y entonces Alfonso empezó a hacer bailes extraños y a decir palabras sin sentido mientras que Lanzarote se ponía la armadura negra y conseguía escapar. Alfonso vio que Lanzarote se iba y también decidió irse por si acaso le pillaban. Nichestas, Chaos y Jeremías se dirigieron al mercado para vender algún arma; Nichestas vendió por 4mo y 9mp una lanza de plata y Jeremías empezó a vacilar a un hombre de piel oscura que tenía el vendedor al lado. Éste se cabreó y empezó una persecución. Jeremías cayó y “el negro” le lanzó una red pero se soltó así que decidió romperle la pierna. Nichestas se dirigió hacia donde estaban peleando al igual que Lanzarote y alfonso (estos últimos un tanto lejos del lugar de los sucesos). Al llegar Nichestas le apuñaló por atrás y en ese instante Jeremías se soltó y también llegaron Lanzarote y Alfonso. Lanzarote con su extraña armadura mató al negro luego perdió el control sobre sí mismo y mató al vendedor del puesto de las armas. Empezó a correr hacia Jeremías y le lanzó un proyectil el cual impactó en una pared pero Jeeremías quedó inconsciente. Nichestas robó dinero y armas al mercader muerto pero luego vio una túnica con bolsillos. Metó con precaución el gorro de Jeremías y una serpiente subió por él. Éste soltó el corro y se alejó de ella pero empezó a subirsele por la pierna. Éste la intentó coger pero de repente le mordió en la mano y Chaos cogió una pocima de curar enfermedades y el veneno de la serpiente no causó ningún efecto. Cuando Nichestas fue a llevar a Jeremías a una posada una mujer se le acercó y le suplicó que fuese esa noche a la calle -xxxx - porque estaban en peligro. Lanzarote al perder el control de su armadura apareció en un bosque en el cual vio una estatua y debajo de ella una puerta. Entonces apareció un loco al que al parecer le quitó la armadura a Lanzarote. Más tarde fue a una casa de putas y allí conocío a Sar que le dijo que era muy pronto para hacer esas cosas pero Lanzarote la llevó a una posada y empezaron a traquetear y al acabar éste le pidió que fuera su novia y esta aceptó. Mientras tanto Alfonso se dedicó a buscar tiendas de joyas y todas esas cosas. En busca de una posada para poder curar a Jeremías, Nichestas llamó a una puerta, apareció una chica buenísima completamente desnuda y Nichestas le pidió que si podían curarle. Ésta le dijo que sí, que costaba 4mo. Al llegar a la habitación a Nchestas impusieron unas condiciones que no aceptó y salió de la casa. Mientras que Jeremías se iba transformando poco a poco en gay así que empezó a chillar. Nichestas subió rápidamente y después de vestir a Jeremías “el Gay” se reunieron en el barrio -xxxxxxxx con todos los demás. Lanzarote le dio una pócima y Jeremías el gay se curó de las heridas causadas. Más tarde llegó Alfonso y al parecer había causado algunos problemas en una tienda y al estar cansado Nichestas aprovechó para robarle la espada de plata y cuando se acercaban los guardias Alfonso le pidió que se la devolviera y Nichestas se la devolvió ya que Alfonso había jurado protegerle. Empezó la lucha en la calle con los guardias que perseguían a Alfonso. Jeremías el Gay aprovechó que lanzarote había dejado sola a Sara y la ofreció unas 14mo por un morreo en la esquina. Lanzarote al ver lo sucedido mató con tal furia que los guardias cayeron rápidamente. Al ser 5 quedaban 2 a los que Alfonso aplastó con toda su furioa. Al acabar, Lanzarote se dirigió hacia Jeremías el Gay y le inmobilizó en el suelo pero rápidamente consiguió soltarse. Empezaron a jugar al perro y al gato ya que Jeremías no paraba de subirse a un tejado (3 veces). Lanzarote intentó incendiar la casa pero Chaos se lo impidió y cada vez que Jeremías el Gay bajaba al suelo Lanzarote le perseguía. Nichestas le robó una ballesta a Alfonso después de la lucha. Chaos le sugirió a Lanzarote que un chavalín que había por ahí le contó que había peleas organizadas y que se necesitaban un manager, un publicitario y el luchador. Lanzarote, Nichestas y Jeremías el Gay se dirigieron hacia una posada para apuntarse al campeonato ya que Chaos y Alfonso se dirigieron hacia una casa de brujas donde empezaron a hablar con un oráculo el cual le concedió a alfonso tres preguntas pero éste no las aprovechó bien. Lanzarote había acordado que él al ser el uchador recibiría un 50% de las ganancias, Alfonso su mánager percibiría 20% y Nichestas al ser el publicitario percibiría un 30%. Luchador Mánager Publicitario Kurras Mojamé Mozámbu Pelvos Rencarnación Te lo mereces Espedati Nemesio Máximo Teodor Domiolius Eva Tornio Ójeras Licinia (tía buena) Gerdón Niceka Melitonio Nicodemes Lanzarote Alfonso Nichestas Carnos Torniculis Práxedes Pat-Pato Rossi Edusco Amboles Cepenio Dioseles Elvis Presley Junior Jeremías (Gruñus??) Hipólitus Juventina

comments powered by Disqus