Fin de año en Kyoto y Feliz 2008

Este es el primer fin de año que paso fuera de España. Lo he celebrado en Osaka con mi madre que estaba de visita y mi hermano yéndonos todos a Kyoto a pasar el día y la primera noche del 2008.

Nos hizo un día magnífico y esta vez pude ver lo realmente bonito que es Kyoto aunque ahora no muestre escenas de día.

20071231-dsc_3226.jpg
Antes de cenar a mi madre se le ocurrió ir a jugar a los dardos y me sorprendió la sugerencia. A los cinco minutos de empezar a jugar lo entendí. La ronda que se ve en la foto no fue la única y el que me dijese cada dos por tres: “No no, si es suerte, verás como esta me ganas”. En lo único que gané fue en puntas de dardos rotas :/

 

20071231-dsc_3231.jpg
En Japón lo típico en nochevieja es irse de visita por los templos y cenar comiendo entre los interminables puestos de comida que aparecen en cuanto hay el menor indicio de festival o celebración. El de la foto es el primer templo que visitamos.

 

20071231-dsc_3256.jpg
Subiendo por un caminito a la derecha del templo de la imagen anterior nos encontramos con una cola de gente que serpenteaba durante un largo trecho. Ya desde lejos empezamos a oir unas fuertes campanadas y las voces de gente que debía de estar intentando cantar.

 

20071231-dsc_3275.jpg
Tras varios educados pisotones y mucha caravana vimos la enorme campana propiedad del templo. En esta ocasión especial la “tocaban” 108 veces. Al principio mik quería escuchar las 108, desconozco sus motivos, pero no duramos más de 3.

 

20071231-dsc_3282.jpg
La campana la golpean los sacerdotes del templo. El proceso consiste en ir balanceando el enorme martillo hasta que coge suficiente fuerza y entonces darle un impulso más fuerte para que golpee la campana. Mientras la balancean cantaban lo que yo quería creer que eran conjuros mágicos.

 

20080101-dsc_3285.jpg
El aspecto de las calles de Kyoto pocos minutos después de medianoche.

 

20080101-dsc_3294.jpg
Otro de los templos de Kyoto. Hacían algo en el interior, creo que llevando a cabo una ceremonia, pero el coste de la entrada, la cantidad de gente y el terrible frío que hacía pesaron más que nuestra curiosidad.

<p>
  Ah y por último que no se me olvide: Feliz 2008 a todo el mundo :)
</p>
comments powered by Disqus