El Yoga, la Reencarnación y la Muerte

El Yoga comparte con el hinduísmo la teoría de la Reencarnación la cual es vital entender para comprender ciertos aspectos del Yoga.

¿En qué consiste la Reencarnación?

Toda vida comienza su existencia en el mundo como expresión de la conciencia cósmica (o Brahman) manifestada en la más pequeña forma material posible. Esta conciencia individualizada tiene inicialmente unos vehículos muy bastos, no tiene mente y un cuerpo insensible. A medida que transcurre el tiempo esta pequeña conciencia individualizada va, muy lentamente, despertando y tomando cuerpos cada vez menos toscos y con vehículos más sensibles. Si empieza siendo un átomo [1] al cabo de varias encarnaciones como átomo logrará manifestarse en forma de célula y, más tarde, en forma de planta o bacteria y así sucesivamente hasta llegar a los animales y, por último, al hombre. Cuando por fin la conciencia se despierta de su ego-ísmo y se da cuenta de la realidad suprema se desvincula de la rueda de reencarnaciones. Ya ha aprendido lo que tenía que aprender, ha obtenido la felicidad más elevada, no le afectan los pares de opuestos y, por tanto, deja de ser necesaria su reencarnación.

Dependiendo del grado de voluntad que ponga un aspirante espiritual en su progreso y dependiendo de su nivel actual puede alcanzar la iluminación en el plano material o puede alcanzarla en planos superiores al material como el astral. Un ser que esté viviendo en planos superiores puede, en ocasiones, visitar e instruir a seres de planos inferiores, de la misma forma que nosotros podemos enseñar a gente que no está instruída o incluso domesticar animales. Ellos no pueden comprender como lo hacemos nosotros pero nosotros sí podemos comprender como lo hacen ellos porque ya hemos pasado por ese estadio.

**

¿Qué determina el sexo del cuerpo con el que renacemos?**

Lo determinan las acciones que realizamos en vida. Si en vida nos comportamos de forma femenina (no únicamente sexual) en la próxima encarnación obtendremos un cuerpo femenino más adecuado a nuestras acciones y deseos. Por el contrario, si actuamos de forma masculina obtendremos un cuerpo masculino en la próxima vida.

**

¿Qué hay después de la muerte? o ¿Cómo entramos en un nuevo cuerpo?**

Cuando se corta la comunicación entre el cuerpo astral y el cuerpo físico el prana (energía) deja de fluir por el cuerpo físico, y sin prana las células cesan rápidamente su acción provocando la descomposición del cuerpo físico. El cuerpo astral por su parte permanece durante un breve tiempo deambulando por el plano astral hasta que finalmente no puede resistir la tentación de sueño profundo y acaba durmiendo. En ese momento, dependiendo de lo que imaginásemos en vida como lo que hubiese tras la muerte es adonde vamos. Si imaginamos que nos espera el paraíso con árboles, felicidad y belleza vamos a un lugar apropiado a nuestros deseos. Si por el contrario estamos convencidos de ir al infierno por nuestras malas acciones iremos a un lugar que se le parecerá mucho, etc.

Este sueño finalmente acaba debido a nuestros deseos latentes. Según tengamos más o menos deseos permaneceremos más tiempo o menos pero, hasta que no alcancemos la iluminación, seguiremos teniendo deseos y éstos acabarán forzándonos a renacer para satisfacerlos. Un yogui iluminado actúa sin deseos y por ello sus acciones no tienen efectos kármicos, aunque matase a alguien no generaría karma negativo, y aunque salvase a un millón de personas no ganaría karma positivo. Al no tener karma tampoco necesita renacer. Si un ser iluminado desea manifestarse en el plano material puede hacerlo a voluntad a causa de los siddhis que posee.

[1] Por si algún físico lee el blog: soy consciente de la subdivisión del átomo y de la subsiguiente división de electrones, neutrones y protones pero lo he omitido por simplificar.