Como eliminar los malos hábitos

Tengo buenas noticias para aquellos que piensan que, para bien o para mal, una persona nunca cambia: ¡NO ES VERDAD!

Una gran parte de nuestro comportamiento está basado en hábitos o acciones que le hemos enseñado a nuestro subsconciente, a lo mejor involuntariamente. Pero, al igual que le hemos enseñado esas acciones le podemos enseñar otras.

En el caso de los malos hábitos una de las formas más efectivas de vencerlos es desarrollando la cualidad opuesta. Por ejemplo, si tenemos perdemos enseguida la paciencia y queremos erradicar este mal hábito tenemos que entrenar su contrario, la paciencia. Cada vez que veamos que estemos apunto de perderla tenemos que repetirnos a nosotros mismos: “Tengo una paciencia infinita, no la voy a perder con algo tan insignificante como esto.”

El método es así de simple y probablemente muchos ya lo conozcáis; lo verdaderamente complicado es seguir repitiéndonos eso el día siguiente. Para evitar que nuestras buenas y sinceras intenciones se queden en el aire tenemos que usar técnicas de acoso y derribo con nuestra propia mente. A continuación detallo los métodos que yo he encontrado más efectivos:

  • POST-IT: Escribimos una palabra o algo que nos recuerde nuestro objetivo y cada vez que lo veamos, aunque sea de perfil o de pasada traeremos a la memoria nuestro objetivo. Es mejor no abusar de los post-its ya que si nos acostumbramos a verlos en todas partes nuestra mente los empezará a ignorar. Es mejor ponerlos en sitios donde llamen la atención, por ejemplo el centro del espejo del baño, en la puerta de la nevera o encima de la mesa (si somos ordenados y no hay nada más).
  • DIARIO PERSONAL: Es muy buena costumbre llevar un diario en el que al final del día anotemos si hemos recordado o no nuestro objetivo. Cuando al cabo del día veas que se te había olvidado completamente harás renovados esfuerzos al día siguiente para no olvidarlo. Si un diario requiere demasiado tiempo una tabla con los días del mes será suficiente: cada día marcamos con una mueca “x(” los días que nos hemos olvidado y con una sonrisa “:)” los días que nos hemos acordado. ¿A nadie le gustan las muecas, verdad?
  • VISUALIZACIONES: Las visualizaciones son una herramienta muy potente. Hacer visualizaciones en las que nos observemos poseyendo una increíble paciencia hará que nuestra mente abandone antes sus malos hábitos de perderla enseguida.
  • TOMÁRSELO COMO ALGO PERSONAL: Una forma especialmente útil y convincente para aquellos que sean combativos o competitivos es tomarse el superar ese hábito como un reto personal. Si nos imaginamos que alguien que nos cae muy mal o que nos saca de nuestras casillas nos dice que no somos capaces de superar la poca paciencia la próxima vez que la vayamos a perder nos acordaremos de él y nos resultará extremadamente gratificante el NO perder la paciencia entonces y decirle mentalmente: “¿Qué? ¿Cómo decías? Me parece que no te he oído bien.”

Aunque parezca mentira son estos pequeños detalles los que marcan la diferencia entre cambiar y no cambiar.

comments powered by Disqus