Cernoix y otros habitantes

Ya de por sí Ginebra es una ciudad multicultural pero en el CERN son palabras mayores. A continuación comento algunas de mis impresiones sobre la gente con la que me encuentro a diario:

Suizos y franceses de la zona

El CERN está entre Francia y Suiza; es posible entrar al CERN desde Suiza y salir a Francia. En el lado francés la mayoría de la gente es europea con bastante presencia de árabes. En la parte suiza hay más variedad: gente blanca, negra, nórdicos, latinos, árabe, indios. La gente es más amable que la gente de Madrid. Una curiosidad, en el supermercado al que voy de la parte francesa situado en un pequeño pueblecito uno de los días ví a la cajera, no musulmana, saludando en árabe al hombre que estaba delante de mí.

Summer students

Mis compañeros de programa vienen de todo el mundo: una buena parte son europeos pero hay japoneses, chinos, indios, taiwaneses, etc. La inmensa mayoría son estudiantes de física. Es la primera vez que me he encontrado con gente en la vida real que lea webcómics como xkcd (y que me pueden explicar algunas bromas que no he entendido) o que hacen chistes demasiado geeks para entenderlos. La mayoría hablan como mínimo 3 o 4 idiomas, muchos de ellos son deportistas y los hay más humildes y menos humildes. Uno de los primeros summer students que conocí es un austriaco que habla alemán, inglés, japonés y francés (que yo sepa) y no es un caso aislado. Muchos llevan camisetas “nerd” con fórmulas y bromas matemáticas o físicas y están de fiesta todo el día.

Gente del CERN

Sobre la gente que trabaja en el CERN y que te puedes encontrar en el comedor o por los pasillos de nuevo hay de todo: premios Nóbel, físicos, ingenieros de todo tipo (incluídos informáticos), profesores de instituto o de universidad, visitantes, estudiantes universitarios y posgraduados, etc. En mi equipo de trabajo hay dos españoles, un portugués, un noruego, un holandés, una búlgara y un americano y por los comentarios de otros estudiantes estas mezclas son la norma. De nuevo la mayoría hablan como mínimo 3 idiomas de forma fluída. Todo el mundo es en general muy respetuoso. La gente de los alrededores que no trabaja en el CERN llaman a la gente del CERN “cernoix” (algo así como habitantes del CERN) y tienen fama de un poco “raritos” o excéntricos. Aunque el CERN es abierto para la gente que no entra nunca pasar por su alrededor debe ser como pasar cerca de una instalación militar secreta en la que practican experimentos incomprensibles. Y sí que es cierto que hay gente un poco rara. Un día me encontré con un hombre que debía tener algún tipo de síndrome porque estaba muy nervioso preguntando con cierta dificultad pero esforzándose en ser lo más claro posible dónde estaba un determinado edificio a los dos que estábamos en el mismo lugar. Lo llamativo es que nos estaba preguntando completamente indignado como si nosotros fuéramos los culpables y cuando le decíamos que no lo sabíamos volvía a repetir la pregunta de nuevo tratando de ser un poco más claro.

Como contraste con mi año en Sendai me gustaría comentar el impacto que tiene Facebook entre los estudiantes en la vida diaria. Cuando llegué a Sendai apenas usábamos un grupo google que alguien creó. Aquí usamos Facebook para todo: organizar fiestas, excursiones, preguntar cosas, etc. Anoche pregunté si alguien me podría prestar su adaptador para la Nintendo DS y en estos momentos la estoy cargando con un adaptador que me ha prestado un australiano.

Las fotos que acompañan a esta entrada son de una de las “cooking parties” que se organizan cada dos por tres. En esta ocasión cocinamos una sopa alemana para 25 personas que por cierto estaba deliciosa.

DSC_7713
Una de las lentes de mi cámara ha decidido que ya no quiere sacar fotos en modo enfoque automático y a esas horas de la noche mi miopía cenicienta no me permitió sacar fotos más nítidas.

 

DSC_7711
El caballero rodeado de damas de la foto es un holandés muy majo que organiza muchas de estas cenas.

 

DSC_7717
Esto es lo más cerca que he estado de una borrachera.

 

DSC_7718
Cuando saqué esta última foto lo único que ardían eran pequeñas velas. Las mesas pueden dar fe de que no son velas lo único que arden durante estas noches, fuego, alcohol y conocimientos avanzados de física forman una combinación que puede dar lugar a actos bastante destructivos.
comments powered by Disqus