Asana: el tercer componente del Yoga

Asana es el tercer componente del Yoga. Una asana es una postura corporal que tiene dos caras: una física y la otra espiritual. Sobre las asanas dice Patanjali:

La asana debe tener una doble cualidad: la atención y la relajación

Mucha gente de occidente considera que el yoga no son más que asanas. Si no practicas asanas tú mismo es difícil ver que además de la parte visible existe una parte espiritual. Una asana no solo tiene beneficio sobre el cuerpo sino también sobre la mente y no consiste únicamente en colocar tu cuerpo en una determinada posición: hay que concentrarse en la postura, estar atento a que solo los músculos necesarios estén tensos, reducir tu respiración, hacerte uno con la postura.

Cada asana proporciona unos beneficios diferentes: la postura sobre la cabeza por ejemplo permite al cerebro recibir un aporte extra de oxígeno por lo que es muy recomendada para personas que tengan que usar de forma intensiva el cerebro como investigadores, pensadores, filósofos aunque no es el único beneficio que tiene.

Si estos principios se siguen correctamente, la práctica de asana ayudará al practicante a soportar e incluso minimizar el efecto de las influencias exteriores sobre el cuerpo: la edad, el clima, la alimentación y el trabajo.

comments powered by Disqus